jueves, 13 de diciembre de 2012

Esencias de Navidad: el incienso

En este mes de diciembre de tardes oscuras y mañanas gélidas, todo va invitando al recogimiento, a la reflexión, a la búsqueda de rincones cálidos, en soledad, o al abrigo de una buena compañía o un buen libro. ¿No os encanta este mes? Si lo pensáis es uno de los más exóticos, con sus ritos camuflados de origen milenario, leyendas de Oriente, decorados y oropeles por todos lados… Por eso este mes os hablo de uno de los aceites más valiosos desde el mundo antiguo, el aceite esencial de Incienso.

Se extrae de la resina de un arbusto (Boswellia carterii) que crece principalmente en regiones semi-desérticas o áridas del Noreste de África, Somalia, Yemen y Etiopia. El origen de la palabra viene del latin Incensum y designa una materia que solía quemarse en los sacrificios. Aparece mencionado en la Biblia (Éxodo 30:34-37) como uno de los ingredientes de un perfume que Dios entrega a Moisés para quemar en su honor. Es uno de los regalos que los Reyes Magos entregan al niño Jesús junto con la mirra y, en la antigüedad se le consideró más valioso incluso que el oro y sólo al alcance de las clases más pudientes. Se considera sagrado en Oriente Medio y se ha utilizado y se sigue utilizando en ceremonias religiosas y místicas en todo el mundo.

Mencionado en varias ocasiones en la Biblia, ya existen referencias de su utilización en el antiguo Egipto y entre los sumerios. Estaba considerado como uno de los ungüentos más valiosos y poderosos por su alta capacidad de curación.

Estudios recientes están analizando el efecto de este aceite, rico en sesquiterpenos y monoterpenos, para estimular el sistema límbico del cerebro (nuestro centro de emociones), así como su efecto en otras glándulas maestras del cuerpo como el hipotálamo, la pituitaria y la glándula pineal. Incrementa la actividad de los leucocitos por lo que es un fuerte aliado de nuestro sistema inmunológico.

Por su gran poder curativo se recomienda la utilización de incienso (Boswellia carterii) para:

  • Levantar el ánimo y reducir el estrés: un par de gotas en la cara interna de las muñecas o en difusión. También en la nuca con un suave masaje ascendente.
  • Favorecer la meditación: el incienso ralentiza la respiración y, al hacerla más profunda, favorece los estados meditativos.
  • La piel: previene la aparición de arrugas y regenera las células (puedes mezclarlo con tu crema habitual o con un aceite vegetal). Es un potente cicatrizante incluso en úlceras y llagas de cama.
  • Aliviar dolores: en articulaciones, por artritis
  • Desinfectar heridas
  • Elimiar verrugas: aplicar directamente hasta que la verruga haya desaparecido
  • Reducir la inflamación: aplicar directamente
  • Reforzar el sistema inmune: aplicar en la planta de los pies
  • Mejorar nuestra capacidad de visión: con un suave masaje alrededor de los ojos (evitando que entre en contacto con éstos).

 El precio de este aceite esencial de la marca Pranarom es de 9,5 euros (5 ml). Puedes pedírmelo directamente a través de coque@yogatrescantos.com o en la tienda on-line.

Y como estamos en fechas de regalos, es un buen momento para regalar 'salud' a vuestros amigos y familiares. Os propongo estas cajas compuestas a medida, que incluyen dos aceites esenciales o una combinación de aceite esencial y aceite vegetal que puedes crear a tu gusto: una combinación para la piel, para aliviar todo tipo de contracturas y dolores, para los niños, para aumentar tus defensas… Te incluyoo algunas sugerencias para que los aproveches al máximo. Según tu elección el precio ronda entre los 12 y 25 euros.



¡Feliz Navidad a todos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario